Los destinos, las miradas

Hace algún tiempo, unos cuatro años, me encontraba, aunque no lo sabía del todo, en una situación parecida a la de ahora. Primero me iría a una ciudad lejana, para meses más tarde mudarme a otra, esta vez dentro de España. En aquella ocasión serían Rouen y Madrid, ahora Nueva York y Barcelona. Ya entonces intenté empezar un blog, e incluso escribí una primera entrada en la que se veía esa mezcla entre ilusión y miedo con la que los nervios te apuñalan la boca del estómago. Pero abandoné. Me pareció demasiado complicado y en aquél momento fotolog satisfacía mis necesidades expresivas. Pero las redes sociales cada vez mueren más rápido, y fotolog está tan out, que dentro de dos años o así ya será hasta lícito hacer un revival y volver a actualizar como una declaración de intenciones retro y un claro homenaje a la primera década de los 2000. Sin embargo, por más que abra facebook o intente bucear en (el también muerto excepto para grupos de música) myspace, ninguno de los dos cumplen la función de la magdalena de Proust que cumplía fotolog. Lo que ganaban estas dos en sociabilidad, lo perdían en expresión.

Recuerdo un momento de mi vida que, ya en ese instante, me pareció metafórico. Yo estaba en una ciudad cualquiera, montado en una línea de metro cualquiera. En la misma línea de metro montaba una persona X, en dirección contraria a la mía. En esa misma línea, que nos separaba por las direcciones tomadas, mi destino era un aeropuerto. Si hago caso de mis astros, aún me quedan unos años de volar. Y volar también es crecer, y volar también es mirar y aprender nuevas miradas.

Cuando va a haber un cambio importante en mi vida me ocurren dos cosas: 1. Los nervios me ponen tan sensible (tonto) que lloro con los anuncios de Coca Cola. 2. Necesito expresarme, contar lo que veo, lo que pienso, lo que me pasa por la cabeza, o simplemente sensaciones. Me he dado cuenta de que hace tiempo que no hago nada de esto.

Y yo quiero seguir contando el mundo como lo miro.

Bienvenidos a tuparvulaboca

Anuncios